Aseguradoras se niegan a realizar polizas a determinados conductores

0 comentarios admin Por admin El 14 de Marzo de 2008

Aseguradoras Polizas Motos Accidentes

Accidente Trafico y Seguros Nos hacemos eco de la noticia recogida en el DEFENSOR DEL ASEGURADO Un total de 2.534 conductores malagueños se ven obligados a asegurar sus vehículos en el Consorcio de Compensación de Seguros. La mayoría de ellos están dentro de los grupos considerados de riesgo por las aseguradoras privadas. La juventud e inexperiencia son una de las trabas más habituales que ponen estas empresas a los potenciales clientes, a los que no admiten o aseguran a un precio demasiado elevado para la mayoría de ellos.

Pero también hay vehículos estadísticamente más propensos a sufrir accidentes y algunas aseguradoras prefieren no arriesgarse. En este sentido, los ciclomotores están en el punto de mira y muchas empresas se niegan por principio a aceptarlos. En cualquier caso, las compañías privadas tienen total libertad a la hora de fijar sus políticas de aceptación.

Varios siniestros

Pero también hay un alto número de conductores en la lista negra de las aseguradoras por su pasado al volante. Se trata de usuarios que ya han tenido un elevado número de accidentes o más de un siniestro de gravedad. Las aseguradoras son de las que piensan que no hay dos sin tres y no están dispuestas a asumir el riesgo de que estos conductores estén entre sus clientes.

En cualquiera de los casos citados, los automovilistas no pueden quedar desamparados. Por eso, el Consorcio de Compensación de Seguros es el único al que pueden acudir muchos de ellos en última instancia. «El Consorcio no pregunta la causa del rechazo en otras entidades y tampoco establece recargos por mala siniestralidad», explica Ignacio Machetti, director general del Consorcio de Compensación de Seguro, quien señala que esta entidad pública empresarial, adscrita al Ministerio de Economía, actúa como garantía en el caso de defecto de participación del mercado privado.

El Consorcio, que en materia de vehículos a motor también da cobertura a los vehículos a motor del Estado, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales y Organismos Públicos que lo soliciten, establece las tarifas en función del mercado.

Dos rechazos

El único requisito que impone el Consorcio, según explica Machetti, es que el conductor demuestre que ha sido rechazado anteriormente por al menos dos aseguradoras privadas. Éstas tienen la obligación de ofrecer un escrito al conductor cuando su respuesta es negativa. Aunque algunos vehículos pueden acudir directamente sin tener que dar cuenta de esto. Se trata de vehículos públicos o de transporte de mercancías peligrosas que, por la carga que llevan, pueden ocasionar en caso de accidente gastos millonarios.

En el caso de los conductores rechazados por alta siniestralidad, las compañías disponen desde hace tres años de una base de datos, el Fichero Sinco, que les permite acceder al historial de los clientes que les solicitan una póliza. «Si llega un cliente con una media de cuatro o cinco accidentes anuales los últimos dos años, aunque sean sólo daños materiales, inmediatamente es rechazado, porque la aseguradora toma ese historial como una pauta que presenta a un conductor potencial para sufrir un accidente con daños físicos y víctimas mortales, que son los más costosos para la compañía», explica Carlos Escribano, portavoz del RACC Automóvil Club.

En el caso de conductores jóvenes, Escribano asegura que la combinación de juventud, inexperiencia al volante con coches de gran cilindrada es la más repudiada por las aseguradoras porque estadísticamente estos conductores son los que más accidentes sufren. «Muchas no los rechazan desde el principio, pero las pólizas son tan elevadas que tienen un efecto claramente disuasorio».

Cuestión de precios

Para muchos, acudir al Consorcio puede ser más económico que una aseguradora tradicional. Asegurar un turismo de cualquier potencia y sea cual sea la edad y el sexo del conductor cuesta 633 euros, salvo en País Vasco, Asturias y Galicia, donde se eleva a 1.041 euros, y Cantabria y Cataluña, donde sale por 823 euros. Un precio establecido que sale más barato cuanto mayor es la cilindrada del turismo. En el caso de ciclomotores, el precio del seguro es de 339 euros, mientras que las motocicletas dependen de la cilindrada. De 150 CC, es de 339 euros; de 150 a 350 CC, 371 euros; y de más de 350 CC, 728 euros. Unos precios que ciertos conductores prefieren asumir, porque en el mercado un mismo seguro puede incrementarse en un 400% cuando se realiza la póliza a jóvenes con vehículos de gran cilindrada, explica Escribano.

El problema, según el portavoz de RACC, es que el Consorcio sólo cubre la responsabilidad civil obligatoria. En el caso de daños materiales, es el conductor quien debe abonarlo, y en el caso de accidente con daños físicos, si el coste excede del límite impuesto por la responsabilidad civil obligatoria -algo que suele ocurrir cuando se dan víctimas mortales-, el conductor también debe pagar la diferencia. Un dato a tener en cuenta a la hora de acudir a esta solución para asegurar un vehículo.

Deja un comentario