Fiscalia reabre caso del ciclista atropellado

0 comentarios admin Por admin El 4 de febrero de 2008

El «caso Enaitz» dio ayer un vuelco espectacular. Así, Tomás Delgado Bartolomé, el vecino de Santo Domingo de la Calzada que demandó a los padres de Enaitz Iriondo exigiéndoles los gastos de reparación del vehículo con el que atropelló al joven ciclista de 17 años, podría terminar declarando como imputado ante el juez por la vía penal. Esa es la posibilidad que ahora se abre después de que el fiscal superior de La Rioja, Juan Calparsoro, confirmara que ha decidido reabrir el caso que en su día archivara el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Haro.

Lo que hará el fiscal superior, según sus propias palabras, es «reexaminar el tema» y sopesar si los nuevos datos e informes técnicos con los que cuenta la familia del fallecido son prueba de cargo suficiente como para atribuir al conductor alguna presunta infracción de carácter criminal. En caso de ser así, eso no supondría la suspensión del juicio previsto para el próximo miércoles en Haro (un juicio de índole civil), pero sí implicaría abrir una vía a la celebración de otro juicio, en este caso penal, con el conductor de Audi A-8 como acusado.

De este modo, el «caso Enaitz» toma un inesperado giro después de la enorme repercusión que el asunto alcanzara en los medios de comunicación de toda España y conmoción social que ha causado el hecho de que el conductor pida a los padres de su víctima 20.000 euros para reparar el vehículo.

Llamada de la Fiscalía General

De hecho, el propio Juan Calparsoro explica que la decisión de la Fiscalía de abrir estas diligencias informativas se produjo ayer por la mañana tras una llamada telefónica desde Madrid de Bartolomé Vargas, el fiscal de Seguridad Vial de la Fiscalía General, interesándose por el mediático caso. Según Calparsoro, Bartolomé Vargas «sugirió» la posibilidad de volver a estudiar el asunto, y así lo hará la Fiscalía de La Rioja.

Juan Calparsoro ya tuvo ocasión ayer de dirigirse a la titular del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Haro y le reclamó el envío tanto del sumario del caso civil como del penal, que fue archivado en septiembre del 2004. Todos los informes, por tanto, están ahora sobre la mesa del fiscal superior de La Rioja.

El «caso Enaitz» se remonta a la noche del 26 de agosto del 2004, cuando el joven Enaitz Iriondo, de 17 años, vecino de la localidad vizcaína de Durango, que viajaba en bicicleta por un camino vecinal, se saltó un stop en las proximidades del camping de Castañares de Rioja y fue atropellado por el A-8 de Tomás Delgado, que, según el informe redactado entonces por la Guardia Civil, conducía a una velocidad excesiva.

Rosa y Antonio, los padres de Enaitz, recibieron una indemnización económica por parte del seguro del conductor y vieron cómo el asunto era archivado por el Juzgado de Haro. Un año y medio más tarde les llegó a su domicilio una cédula de emplazamiento desde la misma instancia judicial informándoles de que Tomás Delgado les demandaba el pago de 19.952,28 euros por los daños ocasionados en su vehículo. La vista oral de este caso se celebrará el próximo miércoles.

Deja un comentario